lunes, 28 de noviembre de 2022

EL RELOJ DE LA VIDA. El punto de la edad y las fases de la vida en el horóscopo. Bruno y Louise Huber.

 


 

  El descubrimiento del punto de la edad tuvo lugar a fina-
les de los años 50 en el Instituto de Psicosíntesis de
Roberto Assagioli, en Florencia, y puede decirse que se
produjo por accidente. Bruno Huber se encontraba en
una fase de su vida en la que se dedicaba intensamente a
la investigación (en esa época descubrió, entre otras
cosas, la curva de distribución de la energía de las casas y
el punto de reposo) y un día se dio cuenta de que los
casos de varios clientes estaban relacionados con proble-
mas o cambios en el área laboral. Si bien las razones de
tales cambios, ya realizados o sólo planificados, eran indi-
vidualmente distintas, se producía un fenómeno común
en todos sus horóscopos: aproximadamente en la mitad
de la casa 6 tenían un cambio de signo

 

 https://www.academia.edu/36041048/EL_RELOJ_DE_LA_VIDA_El_punto_de_la_edad_y_las_fases_de_la_vida_en_el_hor%C3%B3scopo

 

 

sábado, 19 de noviembre de 2022

Armonía de las esferas. Joscelyn Godwin

 


 

 

 «Armonía (o música) de las esferas» es una expresión bastante
común en poesía, literatura e incluso en música popular, pero, ¿ cuál es
su significado real? Este libro pretende dar respuesta a esa pregunta, en
la medida en que es posible contestar a ella a través de la palabra im
presa. En un sentido, esta compilación de textos podría entenderse
como un comentario al pasaje del Timeo de Platón, que describe cómo
el Demiurgo forjó el Alma del Mundo dividiendo la substancia primor
dial en intervalos armónicos. Nuestros autores vuelven a esta idea una
y otra vez, aportándole contenido, cada uno según el estilo de su época.
Algunos son nombres conocidos en la historia del pensamiento, como
Tolomeo, san Atanasio, Kepler, Newton o Rameau, mientras que otros
son casi enteramente desconocidos. Pero nuestro tema lleva a cabo una
gran labor de nivelación. Cuando lo abordan Tolomeo o Newton, sus
ideas no son menos excéntricas, para los criterios de la ciencia moderna,
que las de los Hermanos de la Pureza, aquel enclave hermético del Iraq
del siglo X, o las del extraño personaje del fin de siecle francés que se
hacía llamar Azbel.

 

https://toaz.info/doc-view

 

 

miércoles, 9 de noviembre de 2022

El simbolismo astrológico. Oswald Wirth

 


 

 

 Hace cincuenta años la Astrología estaba muerta. La obra de Estanislao de Guaita no la
menciona. Pero, cerca ya del siglo XX, la tradición astrológica renació.
Verdadera o falsa, dicha ciencia restituida utiliza símbolos, y todo simbolismo debe ser
estudiado como modalidad de expresión. Estos idiomas simbólicos son múltiples, pero, parientes
más próximos que los idiomas fonéticos, se fundamentan y explican entre sí. Así es como los
francmasones solicitan del Hermetismo la clave de sus misterios, sin desdeñar tampoco las
veintidós composiciones enigmáticas del Tarot. Algunos símbolos se encuentran repetidamente
por todas partes e instruyen al examinarlos, ¿No es este el caso de los Signos del Zodíaco,
fragmentos del conjunto del Simbolismo Astrológico?
Estamos aquí en presencia de un fenómeno de la intuición. Ningún simbolismo está tan
admirablemente coordinado como el de los astrólogos. Todo se une con tal perfección que es
imposible pensar que una organización tan perfecta no corresponda a una misteriosa realidad. Los
soñadores de la antigüedad llevaron las cosas demasiado lejos, humanizando a los astros;
percibieron correlaciones tan sutilmente determinadas que las hemos rechazado como mera
imaginación. Pero, atención: lo que nos impulsa puede ser algo subjetivo porque lo imaginario
tiene ciertamente el poder de influirnos. Los cuerpos celestes adquieren para nosotros las virtudes
que les atribuimos en virtud de correspondencias tan sutiles que no han sido sugeridas ex nihilo.
La Astrología revela misterios de la imaginación, la cual no es realmente mas que un aspecto de
la sensibilidad. Heredamos de los antiguos lo que sintieron, a su manera, sin razonarlo. Los
antiguos fueron exquisitamente sensibles, mientras que nosotros nos jactamos de la brutalidad de
nuestra inteligencia.

 

 https://www.academia.edu/19973505/El_Simbolismo_Astrol%C3%B3gico?email_work_card=view-paper

 

 

sábado, 5 de noviembre de 2022

Don Enrique de Villena: Retrato de un perdedor. Aurelio Pretel.

 

 


 

 

 

 Personaje polémico y extraño, al parecer nacido en 1384, tal vez en Alarcón, y muerto en Madrid cincuenta años después, Enrique de Aragón, o de Villena, conocido también como “Enrique el Astrólogo” o “Enrique el Nigromante”, gozará de una larga fortuna literaria, más como personaje que como literato. Pocos como él han sido objeto de atención de otros escritores a través de los siglos, desde sus coetáneos (Juan de Mena, el marqués de Santillana o Pérez de Guzmán), al cosmógrafo Pedro de Medina, Jerónimo Zurita y Rades y Andrada, o a Fernando de Rojas, Juan Ruiz de Alarcón, Quevedo, Larra y Hartzenbusch, que le añaden un halo de misterio, a Menéndez Pelayo y Cotarelo, que lo desmitifican desde fines del siglo XIX, y a los estudiosos actuales, como Elena Gascón y Pedro Cátedra, que lo tienen por un renovador de la lengua y las ciencias y uno de los pioneros que introducen a España en el Renacimiento. Y, desde luego, pocos han visto amontonarse sobre ellos tal cúmulo de injustas patrañas infamantes y alabanzas sin justificación. La verdad es que su fama –buena y mala- no está justificada por su obra y su vida, que resulta patética e ininteligible, si no se tiene en cuenta su personalidad extraña y vacilante, marcada por los traumas de una infancia sin padre (muerto en Aljubarrota cuando él tenía un año), sin madre (apartada de él a poco de enviudar) y sin el marquesado de Villena, que debía heredar, pero fue arrebatado a la familia cuando apenas contaba once años

 https://www.academia.edu/17906094/Don_Enrique_de_Villena_Retrato_de_un_perdedor?auto=download&email_work_card=download-paper

IMPLICACIONES ASTROLÓGICAS DEL MITO DE CRONO-SATURNO.

            La Astrología, presente en el ámbito cultural de los griegos desde el siglo III a.C., tomó de ellos una serie de elementos que l...