miércoles, 9 de noviembre de 2022

El simbolismo astrológico. Oswald Wirth

 


 

 

 Hace cincuenta años la Astrología estaba muerta. La obra de Estanislao de Guaita no la
menciona. Pero, cerca ya del siglo XX, la tradición astrológica renació.
Verdadera o falsa, dicha ciencia restituida utiliza símbolos, y todo simbolismo debe ser
estudiado como modalidad de expresión. Estos idiomas simbólicos son múltiples, pero, parientes
más próximos que los idiomas fonéticos, se fundamentan y explican entre sí. Así es como los
francmasones solicitan del Hermetismo la clave de sus misterios, sin desdeñar tampoco las
veintidós composiciones enigmáticas del Tarot. Algunos símbolos se encuentran repetidamente
por todas partes e instruyen al examinarlos, ¿No es este el caso de los Signos del Zodíaco,
fragmentos del conjunto del Simbolismo Astrológico?
Estamos aquí en presencia de un fenómeno de la intuición. Ningún simbolismo está tan
admirablemente coordinado como el de los astrólogos. Todo se une con tal perfección que es
imposible pensar que una organización tan perfecta no corresponda a una misteriosa realidad. Los
soñadores de la antigüedad llevaron las cosas demasiado lejos, humanizando a los astros;
percibieron correlaciones tan sutilmente determinadas que las hemos rechazado como mera
imaginación. Pero, atención: lo que nos impulsa puede ser algo subjetivo porque lo imaginario
tiene ciertamente el poder de influirnos. Los cuerpos celestes adquieren para nosotros las virtudes
que les atribuimos en virtud de correspondencias tan sutiles que no han sido sugeridas ex nihilo.
La Astrología revela misterios de la imaginación, la cual no es realmente mas que un aspecto de
la sensibilidad. Heredamos de los antiguos lo que sintieron, a su manera, sin razonarlo. Los
antiguos fueron exquisitamente sensibles, mientras que nosotros nos jactamos de la brutalidad de
nuestra inteligencia.

 

 https://www.academia.edu/19973505/El_Simbolismo_Astrol%C3%B3gico?email_work_card=view-paper

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Malleus maleficarum. El martillo de las brujas.

             El más famoso de todas los libros sobre brujería, Malleus Maleficarum (El martillo de los brujos) fue escrito en 1486 por dos m...