martes, 29 de enero de 2019

El sistema axiomático de Morin.









El Sistema axiomático de Morin
 
    Siguiendo a HIÉROZ y de acuerdo a lo anticipado, se expondrá el sistema axiomático de MORIN que es la base solidísima de su teoría de las determinaciones. 

DEFINICIONES
  • Un tema celeste es, en un momento dado, el conjunto de posiciones de los dos astros del cielo y de los signos del Zodíaco en las doce casas de la Esfera Local relativa a un lugar escogido de la superficie terrestre.
  • El REGENTE de un signo es el planeta que tiene su domicilio en ese signo.
  • El DISPOSITOR de un planeta es un segundo planeta que rige el signo que aquel ocupa.
  • El REGENTE de una Casa es el planeta regente del signo que ocupa dicha casa (ya por su cúspide, ya por intercepción).
  • El REGENTE de un Tema es el planeta que en ese tema por posición y/o dominación en lugar principal de la figura geneatlíaca, sobrepasa en virtud activa a los restantes planetas.
  • El SIGNIFICADOR es la cúspide de casa o planeta que representa en un tema dado cierto efecto (o categoría de personas, hechos, asuntos o cosas) por su posición y/o dominación.
  • "ACTUAR POR SI" es producir efectos por su virtud propia (Esto es aplicable según MORIN a astros, casas, signos, estrellas fijas y lugares de aspectos. Debe recordarse empero que este punto de vista propio de la época es insostenible hoy. En Astrología no hay acciones ni fuerzas en el sentido de la Física).
AXIOMAS     La acción de un planeta depende de la casa terrestre que ocupa. Lo mismo es válido para los signos del Zodíaco y las estrellas fijas.
  • La acción de un planeta en una casa determinada depende de la naturaleza de ese planeta. Lo mismo se aplica a estrellas fijas y signos del Zodíaco.
  • La acción de los aspectos de un planeta varía según el tipo de éstos.
  • Los mismos aspectos actúan en forma diferente según los planetas de que emanen.
  • La acción de un Planeta depende de la casa que él rija.
  • El punto del cielo en que se halle un planeta en el tema natal de un individuo actuará durante toda la existencia de éste según la fuerza e influencia de este astro y también de acuerdo a la casa que ocupe en el radix. Lo mismo es válido para los puntos celestes en que caigan aspectos de un astro.
  • Un mismo punto del cielo puede ser el lugar de un astro o aspecto en un tema y el lugar de otro astro u otro aspecto en otro tema.
  • Lo que actúa por sí lo hace solamente por su naturaleza y fuerza propias.
  • Aquello que recibe (pasivamente) lo hace solo por y de acuerdo según su naturaleza propia. O bien, lo que recibe, lo hace según su modo de recibir.
  • Aquello que no varía actúa siempre de la misma forma en las mismas circunstancias.
(Obsérvese que en este axioma MORIN no hace otra cosa que enunciar en forma clara y precisa un análogo astrológico del principio de causalidad de la Física).     MORIN agrega a las anteriores definiciones y axiomas los dos siguientes.

POSTULADOS
  • El TEMA NATAL de un sujeto dado puede ser erigido, no importa donde ni cuando, en base a efemérides y tablas de casas.
  • Valiéndose del concurso de su razón y sus sentidos, el hombre puede interpretar un tema natal.

Los Teoremas de Morin

 
    En base a lo anterior MORIN demuestra lógicamente los siguientes TEOREMAS que aquí solamente enunciamos:
  • I - Las casas astrológicas difieren por su virtud propia y sus propiedades. (Para MORIN las casas son "meros espacios geométricos vacíos" que se determinan hacia determinados asuntos en base a los signos presentes e interceptados en ellas y a los astros regentes de éstos y/o presentes en la casa en cuestión).
  • II - Los planetas difieren por sus virtudes y naturalezas propias o al menos por sus influencias.
  • III - Los signos del Zodíaco difieren por sus naturalezas y sus propiedades, tanto elementales como influenciales.
  • IV - Los diferentes aspectos de un planeta difieren por sus apariencias y propiedades y la potencia de estas últimas.
  • V - Las estrellas fijas difieren por su naturaleza y propiedades (o virtudes).
  • VI - Las diversas influencias celestes se combinan en el nativo.
  • VII - El mismo astro en el mismo estado celeste y en el mismo signo producirá los mismos efectos elementales e influénciales. NOTA: Luego se insistirá debidamente en la noción fundamental de estado cósmico que auna y sintetiza las de estado celeste (status coelestis) y terrestre (status localis) de un astro.
  • VIII - Un planeta en los diferentes signos no produce efectos idénticos. Estos difieren ya en lo elemental, ya en lo influencial.
  • IX - Dos astros diferentes combinados con el mismo signo no producen los mismos efectos.
  • X - El mismo planeta en el mismo estado celeste tendrá siempre los mismos efectos al actuar en la misma casa.
  • XI - Un planeta tiene efectos diferentes en las distintas casas del tema.
  • XII - Dos planetas diferentes no ocasionan los mismos efectos al actuar en la misma casa.
  • XIII - Un planeta no puede realizar por sí solo lo que realiza unido a otro por conjunción o aspecto.
  • XIV - El mismo planeta combinado de la misma forma a igual cúspide, planeta y signo produce siempre iguales efectos.
  • XV - Un astro vinculado en una forma cualquiera dada, con otro planeta o cúspide, no realiza lo que realizaría si hubiera vinculación con un tercer planeta u otra cúspide.
  • XVI - Un mismo astro realiza cosas diferentes al tener vinculaciones diferentes con otro astro o cúspide dados.
  • XVII - El mismo aspecto emanante de astros diferentes realiza cosas diferentes.
  • XVIII - Las virtudes o propiedades de las casas del tema no son en sí mas productoras de efectos sino tan solo determinativas de la virtud e influencia de los cuerpos celestes en orden a la producción de efectos congruentes a las dichas virtudes o propiedades de la casa en cuestión.
  • XIX - En tanto que causa eficiente, la influencia de todo cuerpo celeste es universal por sí misma.
  • XX - La influencia de todo cuerpo celeste es única e invariable en sí misma debido al hecho del movimiento de aquel en los signos.
  • XXI - Ningún planeta contiene o pone en juego la misma influencia que otro planeta, pero puede, empero, contener la misma fuerza elemental.
  • XXII - Un cuerpo celeste no puede generar influencias que se traduzcan en cualidades y/o sucesos que no puedan producirse naturalmente.
  • XXIII - Las posibilidades de un planeta (en cuanto a influencia y efectos) son netamente limitadas.
  • XXIV - Dos planetas no pueden generar las mismas influencias sobre un mismo nativo, al menos influencialmente.
  • XXV - El mismo planeta, por su sola virtud influencial sobre un mismo nativo, produce diversos efectos.
  • XXVI - Sobre distintos sujetos el mismo planeta por su misma virtud influencial, actúa diferentemente.
  • XXVII - Dos planetas no pueden - obrando individualmente - actuar sobre un mismo nativo generando los mismos efectos que obran en forma conjunta.
  • XXVIII - Un planeta que no se encuentre ubicado en sus domicilios realiza una cosa en la casa en que se sitúa corporalmente y otra en la casa que rige. (Es cosa ardua determinar cuando esta situación produce efectos que combinan los significados de ambas casas).

    El Estado Cósmico (Celeste y terrestre) de un Astro Para una cabal comprensión de los enunciados que anteceden necesitamos siquiera someramente, precisar algunas nociones relativas a la naturaleza elemental e influencial de un astro y a su estado cósmico celeste y terrestre. Una exposición completa estaría aquí fuera de lugar. Remitimos al lector para ello a la obra bien conocida del Dr. WEISS.

   Para expresarlo en lenguaje simple, digamos que la energía universal emitida por el Primer Cielo es modulada por cada causa activa secundaria: planetas, signos y estrellas fijas. Pero esta modulación, repitámoslo una vez más, sólo tiene que ver con la calidad de la influencia y no con los efectos específicos: estos últimos resultarán fijados en cuanto a modalidades, cualidades y sucesos por la acción pasiva del sistema observada de las influencias. Quienes hayan reflexionado sobre el tema quizás convengan con nosotros en que se trata solamente de un esquema conceptual asaz inadecuado para nuestros tiempos y conocimientos pero que permite, a falta de algo mejor, apoyar nuestra intuición para discernir que es lo indicado por los astros. Urge al menos, de no mediar la deseable creación de un nuevo esquema axiomático, al menos la rebautización de Principios y Elementos en forma acorde al estado actual de la Ciencia, evitando de paso mil confusiones a los novicios en Astrología.
   Corresponde aclarar la noción de "universal" en cuanto a su significado y alcance en la obra de MORIN. Sigamos en esto al Dr. WEISS quien acertadamente puntualizó que tal calificativo es aplicable a una influencia planetaria (o de signo) que si bien abarca todo el mundo sublunar no posibilita por sí sola precisar la naturaleza de los efectos correspondientes en un nativo determinado. Tales precisiones sólo serán alcanzables analizando la determinación del astro a través del sistema de casas de nuestro sujeto.
   La calidad de la influencia universal viene determinada por el estado celeste (status coelestis) del astro y la naturaleza y modalidad de la misma (en cuanto a los asuntos de la vida que alcanza), por el estado y determinación terrestre (determinatio localis). La síntesis de ambas es lo que MORIN denomina el estado cósmico (status cosmicus).
 

Factores que inciden en el estado celeste
 
   El estado celeste de un astro dado depende de multitud de factores, varios de los cuales no son tenidos a menudo en cuenta. Mencionaremos:
  • La posición en signo, ya sea en dignidades (domicilio, exaltación, trigonocracia o recepción favorable), debilidades (exilio, caída, recepción desfavorable) o peregrinaje. Este es el factor más importante.
  • Los aspectos que recibe y emite a astros y cúspides (favorables o adversos).
  • El estado cósmico de su dispositor e incluso del dispositor de su dispositor.
  • El estado cósmico de los planetas que ocupan los signos regidos por el astro por domicilio, exaltación y trigonocracia.
  • Su marcha aparente en el cielo, rápida o lenta, directa, retrógrada o estacionaria.
  • La posición relativa al Sol y a la Luna. El astro ve robustecidas sus influencias cuando es oriental al Sol (o sea, al preceder a éste en menos de seis signos) y cuando es occidental a la Luna (o sea cuando se halla despues de la Luna pero en menos de seis signos).
  • La posición relativa a la Tierra: los planetas en su apogeo son más potentes que en su perigeo.
  • La latitud: en las proximidades de la Eclíptica, centro emisor por excelencia, más pujantes serán los influjos de un Planeta.
  •  
El estado terrestre del astro será valorado en base a:
  • La posición relativa al Horizonte y Meridiano que ocupe (diurno o el horizonte, nocturno o ubicado bajo el horizonte, elevado (presente enIX o X) o no.
  • Su posición en casa feliz o desgraciada (VI, VIII y XII, parcialmente la VII).
  • Su posición en casas angulares (I,IV,VII,X), sucedentes(II,V,VIII u XI) o cadentes (III, VI, IX, XII).
  • Las casas que rige, felices o desgraciadas.
  • La posición cercana o lejana de la cúspide de la casa que ocupa.
    También cuentan los aspectos fuertes a una cúspide o la posición en el antiscio de dicha cúspide como también los aspectos con el regentes.     Todos y cada uno de estos factores sopesados y analizados a fondo, nos informarán debidamente en relación al estado cósmico de un astro dado en un tema dado. Este estado cósmico podrá, desde luego, atravesar por la más amplia gama de calificaciones que podamos concebir, desde pésimo a óptimo. Indispensable es desplegar aquí tanta fineza de intuición como profundidad de lógica. Cada caso y cada factor requieren minuciosidad cabal para ser comprendidos y para poder extraer de ellos diagnósticos y pronósticos certeros. No hay regla mecánica que exima de pensar y que conduzca a resultados válidos.
    Conviene resumir en líneas generales (pero siempre fieles al pensamiento de MORIN) qué puede esperarse del estado cósmico de un astro que suponemos haber valorado cuidadosamente. Se puede sintetizar esto en el siguiente cuadro, tomado de HIÉROZ: 



http://cura.free.fr/decem/08morin.html



 

lunes, 28 de enero de 2019

Filosofía versus Astrología, otra vuelta de tuerca.












La Filosofía es una herramienta muy útil para aprender a pensar, de hecho, la palabra  "filósofo" significa etimológicamente, amigo de la Sabiduria.

Pero si nos adentramos en el estudio de la Filosofía nos encontraremos con distintos sistemas de pensamiento.

Cada sistema de pensamiento busca entender la realidad desde su prisma, pero la Verdad absoluta es inabarcable, como sabreis.

Para eso están los grupos de coerción psicológica, que se encargan de fanatizar a la gente, mediante  la sugestión y la aniquilación de la duda.

Pero bueno, ese es otro tema.

La Astrología va más allá de la Filosofía en tanto que da respuestas concretas a preguntas concretas, solo teneis que levantar una carta horaria.

En definitiva, para mi la Astrología es la herramienta indispensable para todo aquel buscador de la verdad ( en minúsculas ).





Los Sabeos. Por Mario Agudo Villanueva











La Sociedad de Estudios Clásicos de Alicante, Castellón y Valencia y la Generalitat Valenciana organizan el Congreso Internacional “Aristóteles, clave de bóveda de la cultura occidental”, que tendrá lugar en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia los días 23 y 24 de marzo de este año 2017. Se trata de una cita de gran interés para profundizar en el estudio de uno de los pensadores cuyo legado ha resultado más decisivo en la configuración del llamado humanismo occidental, que ancla sus raíces en los siglos XII y XIII, cuando la Europa medieval comienza a despertar al pensamiento clásico (1).




aristoteles-wikipedia
Busto de Aristóteles en Roma, Palazzo Altemps. Foto: Wikimedia Commons.
 

El legado aristotélico, que en el siglo XII europeo se reducía a su obra lógico-metodológica, el Organon; desborda en el siglo XIII en su dimensión humana con la traducción del De anima de Abu Ali al-Husayn ibn Abd Allah ibn Sina, conocido en occidente con el nombre latinizado de Avicena, que había entrado en el viejo continente desde Toledo gracias a la traducción de Domingo Gundisalino; aunque en esta difusión también tienen un peso muy destacado los comentarios árabes a la obra aristotélica de Abu l-Walid Muhammad ibn Ahmad ibn Muhammad ibn Rusd, el cordobés Averrores (2).




avicenna_portrait_on_silver_vase_-_museum_at_buali_sina_avicenna_mausoleum_-_hamadan_-_western_iran_7423560860
Retrato de Avicena en un vaso de plata. Museo Mausoleo de Avicena, Hamadán, Irán. Foto: Museo de Avicena
.

Avicena (Bujará, Gran Jorasán, 980-Hamadán, Irán, 1037) 
conoció desde muy joven los comentarios que al-Kindi (m. 870) y al-Farabi (m. 950) habían realizado del De anima de Aristóteles a partir de unas traducciones llevadas a cabo durante la segunda mitad del siglo IX por Hunayn b. Ishaq, que lo había hecho del griego al siríaco, y por su hijo, Ishaq b. Hunayn, que lo había traducido del siríaco al árabe (3). Ambos personajes eran figuras principales de la escuela de traductores cristianos de lengua siríaca que, bajo el dominio de los califas abásidas de Bagdad, emprendieron la traducción sistemática del griego al siríaco, y de este al árabe -o directamente del griego al árabe-, tanto de las obras de Aristóteles como de otros autores de la Antigüedad (4).

La figura de Avicena resulta indispensable para entender la expansión del pensamiento aristotélico en la Europa bajomedieval

Las escuelas neoplatónicas en Siria


El neoplatonismo, impulsado desde el siglo III por Plotino, que había sido discípulo de un enigmático personaje llamado Amonio, apodado Sakkas, se había consolidado con Porfirio, discípulo decisivo en la divulgación de las obras del maestro y, a través de las suyas propias, del pensamiento de Platón y Aristóteles (5). La escuela neoplatónica arraigó en Atenas, pero también había otros centros de interés en Alejandría, Nísibis, Edesa y Harrán (6), estas tres últimas localizaciones en la cabecera del Éufrates, en el sureste de Turquía, en la zona fronteriza con Siria.




rizvaniye_mosque_03
Mezquita Rizvaniye, Sanliurfa, antigua Edesa, Turquía. Foto: Wikimedia Commons.
 

Las escuelas neoplatónicas de Siria resultan de gran interés en el contexto de este artículo, pues ponen de manifiesto una importante difusión de la obra aristotélica en Mesopotamia en los siglos VI, VII y VIII. Del arraigo del neoplatonismo en Oriente Próximo da crédito también la escuela de Apamea, fundada por Jámblico de Calcis (s. III-IV), discípulo de Porfirio, que otorgó un sentido más teológico a esta corriente filosófica, especialmente a partir de Proclo (7); así como la existencia de al menos dos vidas de Aristóteles escritas en siríaco, basadas en una obra anterior atribuida a Ptolomeo Chennos al-Garib, en árabe-, llamada Vita de Ammonio, en la que se basaron las biografías del filósofo macedonio escritas por Ibn al-Nadim (m. 995), al-Mubassir ibn Fatik (s. XI), al-Qifti (m. 1248) e Ibn Abi Usaybia (m. 1270) (8).

La cabecera del Éufrates -actual frontera entre Turquía y Siria- se convirtió en una inagotable fuente de centros de estudios neoplatónicos, entre los que destacaron Edesa, Nísibis, Quennersin y Harrán.

Estas vidas siríacas de Aristóteles se han asociado con la escuela de Quennersin, en la región de Alepo, donde a mediados del siglo VII enseñaba la doctrina del macedonio el obispo Severo de Sebokht, nacido en Nísibis; así como también con la escuela de Edesa, en la que destacaba Santiago de Edesa, metropolita de esta ciudad. Algunos autores, que les atribuyen una fecha más temprana, las han vinculado con el mismo Probo (siglo V) o con Sergio de Resaina (siglos V-VI), actual Ras al-Ayn, en la región de al-Hasakah (9).




mapa
Ubicación de las escuelas neoplatónicas de Edesa, Harrán, Nísibis y Quennesrin. Foto: elaboración propia sobre Google Earth
.

En el año 529 se produce un acontecimiento decisivo: la promulgación del Codex Iustinianus se salda con el cierre de la escuela neoplatónica de Atenas. El único testimonio histórico que tenemos de esta decisión, aparte del texto de la ley, es el del cronista bizantino Juan Malalas en su Cronographia. Como consecuencia de esta decisión, Damascio, por aquel entonces diádoco de la escuela oriundo de Damasco, huye junto con seis de sus discípulos, entre ellos el cilicio Simplicio, y se exilian en Persia, tal y como revela el testimonio del escritor bizantino Agatías (10). Su destino, según los estudios de Tardieu, sería la ciudad de Harrán, un lugar en el que merece la pena detenerse.

Harrán: la fecunda comunidad de los sabeos

La ciudad de Harrán, también conocida como Carras o Carrhae, era un importante núcleo de comunicaciones, crisol de pueblos, como la no muy lejana Palmira, en la que vivía la comunidad de los sabeos, que eran seguidores de una religión politeísta de origen semítico. La población era mayoritariamente local, pero tras la conquista de Alejandro Magno se había establecido una elite helena a través de la que se había generado un fuerte nexo con el mundo cultural griego. Con el fin de evitar la persecución tras la llegada del Islam, los harranitas se autoproclamaron sabeos, de manera que pudieran acogerse a la condición de ahl al-kitab, gentes del libro (11)




harran-beehouses
Casas típicas de adobe en forma de colmena de la actual Harrán. Foto: Wikimedia Commons.
 

Las divinidades sabeas fundamentales eran los planetas, intermediarios entre la divinidad y los hombres, aunque parece ser que existía una divinidad superior, el dios lunar Sin. En Harrán había templos de formas particulares, erigidos a los siete planetas, tal como se ha demostrado en las ruinas del mismo periodo de Sumatar Harabesi, cerca de la antigua Edesa. Cada templo reflejaba las ideas propias de la época que relacionaban cada planeta con un color determinado, un metal peculiar con el que se fabricaba la estatua de la divinidad y un día de la semana. El orden de los templos era conforme a las supuestas posiciones de cada planeta con respecto a la Tierra y, además, estaban orientados astronómicamente según su advocación correspondiente (12).

La comunidad de sabeos de Harrán jugó un papel fundamental en la traducción de obras griegas al siríaco y al árabe

Es en esta comunidad, depositaria de la inmensa tradición de estudio e investigación de la región mesopotámica, en la que, según la tesis de Tardieu, se instalaron los filósofos de la escuela neoplatónica de Atenas. Su hipótesis se basa en el análisis de la crítica que Simplicio dirige a la doctrina cosmológica maniquea en su Comentario al Manual de Epícteto. Para elaborar su refutación, Simplicio contacta directamente con un interlocutor maniqueo que solo podía hallarse en Harrán, que seguía siendo un importante centro pagano-platónico (13). Esto explicaría la insistencia con la que los autores cristianos de lengua siriaca y árabe se burlan de la escuela de los “helenos” de Harrán, rival en cualquier caso de la escuela vecina de los “persas”, instalada en Nísibis, la una pagana, laica y filosófica; la otra nestoriana, eclesiástica y teológica (14).




408px-arabic_aristotle
Miniatura que muestra a Aristóteles enseñando para ilustrar el texto de la Kitab na’t al-hayawan, un bestiario atribuido a Jabril ibn Bukhtishu y datado en el año 1220. Procede de un monasterio de Mesopotamia. Foto: British Library, Londres.
 

Todavía en el siglo X, cuando el historiador y geógrafo árabe Abu al-Hasan Ali ibn al-Husayn ibn Ali al-Masudi, da testimonio de la ciudad en su obra Munug al-dahab wa macádin al-gauhar, sigue habiendo resonancias neoplatónicas en esta comunidad: “yo he visto en Harrán, sobre la aldaba de la puerta del lugar de reunión de los sabeos, una inscripción en caracteres siríacos, tomada de Platón. Allá me ha sido explicada por Málik b. Uqbún y otras personas de la misma secta: “Aquel que conoce su naturaleza deviene dios”. Es Platón el que dice también: “El hombre es una planta celeste. En efecto, el hombre se asemeja a un árbol vuelto del revés, en el que la raíz está vuelta hacia el cielo y en el que las ramas desaparecen del sol” (15).

Los contactos entre Harrán y Bagdad parecen estrechos, especialmente a partir del establecimiento en la ciudad iraquí, alrededor del 901, de Thabit b. Kurra b. Marwan, matemático, astrónomo y traductor procedente de la escuela Harrán, quien fundó en Bagdad una comunidad que pronto se convierte en un importante centro de recepción y difusión de la ciencia y de la filosofía griega entre los árabes (16). Aunque la primera versión del De anima de al-Kindi es anterior al establecimiento de Thabit b. Kurra b. Marwan en la floreciente ciudad del Tigris, no parece descabellado pensar que pudo manejar traducciones al siríaco procedentes de Harrán, que era considerada como un centro filosófico de primer orden, tal y como han señalado algunos autores (17).

En definitiva, el impulso que el pensamiento aristotélico dio al emergente humanismo de la Baja Edad Media no habría sido posible sin que su obra, sumergida en la oscuridad en la teocéntrica sociedad altomedieval europea, se hubiera mantenido viva y en plena revisión por comunidades que, como los sabeos, se esforzaron por traducir, comentar y difundir buena parte del saber acumulado por el mundo griego.


Autor

Mario Agudo Villanueva


Notas

(1) RÁBADE ROMEO, S. (1995): El renacimiento intelectual de los siglos XII y XII: un humanismo medieval, en “Edad Media y mundo actual. En torno al siglo XIII europeo”. P. 33-62. Fundación Ramón Areces, Madrid.

(2) Íbidem, p. 38-44.

(3) RAMÓN GUERRERO, R. (2002): El intelecto agente en al-Farabi. Un comentario a su Epístola sobre el intelecto, en “Revista Española de Filosofía Medieval”, 9. P. 19-31.

(4) MESQUITA, A. (2008): “Vida de Aristóteles”. Madrid, Signifer.

(5) Porfirio, “Vida de Plotino”. Introducción, traducción y notas de Jesús Igal para Gredos, 1982.

(6) ZAMORA, J.M. (2003): Damascio y el cierre de la escuela neoplatónica de Atenas, en “Revista Española de Filosofía Medieval”, 10. P. 173-187.

(7) BIDEZ, J. (1919): Le philosophe Jamblique et son école, en “Revue des études grecques”, 32. P. 29-40; Jámblico, “Sobre los misterios egipcios”. Introducción, traducción y notas de Enrique Ángel Ramos Jurado para Gredos, 1997 y MESQUITA, Op. Cit., p. 100.

(8) RAMÓN GUERRERO, R. (2016): Cuatro vidas árabes de Aristóteles, en “Anales del Seminario de Historia de la Filosofía”, v. 33, nº 2. P. 689-711.

(9) MESQUITA, A. (2008): “Vida de Aristóteles”. Madrid, Signifer.

(10) Sobre el cierre de la escuela de Atenas y la diáspora de sus filósofos puede consultarse ZAMORA, J.M. (2003): Damascio y el cierre de la escuela neoplatónica de Atenas, en “Revista Española de Filosofía Medieval”, 10. P. 173-187; FERNÁNDEZ, G. (1985): “Justiniano y la clausura de la escuela de Atenas”, en Erytheia, Il.2., p. 24-30; y FERNÁNDEZ, G. (1987): “La escuela filosófica de Alejandría antre la crisis del año 529”, en Erytheia, 8.2., p. 203-207.

(11) BOSWORTH, C.E.; VAN DONZEL, E; HEINRICHS, W.P. y LECOMTE, G. (1995): “The encyclopaedia of Islam”. E.J. Brill, Leiden.

(12) BELMONTE, J.A. (1999): “Las leyes del cielo”. Madrid, Temas de hoy.

(13) MOMIGLIANO y otros (1983): Sinesio de Cirene y el neoplatonismo alejandrino, en “Cristianismo y paganismo en el siglo IV”, p. 145-170. Madrid, Alianza Editorial.

(14) TARDIEU, M. (1986): Sabiens coraniques et ‘Sabiens» de Harran, en “Joumal asiatique”, 274. P. 1-44.

(15)  ESCOBAR GÓMEZ, S. (2002): “Abú Bakr Muhammad B. Zadariyyá Al Rází: Vida, Pensamiento y Obra”. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid. P. 128-129.

(16) BOSWORTH, C.E.; VAN DONZEL, E; HEINRICHS, W.P. y LECOMTE, G. (1995): “The encyclopaedia of Islam”. E.J. Brill, Leiden.

(17) MEYERHOF, M. (1930): Von Alexandrien nach Bagdad, en “Sitzunssberichte der Preussischen Akademie der Wissenschaften. Phil. Hist. Klasse, 33. p. 389-429.





viernes, 25 de enero de 2019

Los signos del zodiaco en Roma. Por Gregorio Rodríguez Herrera.














http://libroesoterico.com/biblioteca/Astrologia/Los%20Signos%20Del%20Zodiaco%20En%20Roma.pdf



Venezuela.












Vista la realidad de lo que acontece en Venezuela, he buscado la carta del país en Astrodienst.





Me he tomado la licencia de rectificar la hora y añadir 30 minutos, dado que me encuentro con un gráfico más cercano a la realidad del país.


Este sería el gráfico de Primarias en Sinastría a la carta del país.




 



Tendríamos a Marte como Grado del Divisor y la Luna sería Planeta Participante por conjunción. 

Una Luna regente de casa VIII y en Exilio, lo cual no es nada halagüeño.

Otras Primarias relevantes serían:

La cúspide de casa V sobre el Parte del Infortunio, o Neptuno de Primarias sobre el Sol en casa VIII, aunque esta última estará vigente el año que viene.

Malas perspectivas para el país, sin duda, y también para el Presidente, ya que tenemos una Luna en Exilio, que nos manifiesta un pueblo dividido.

También repercusiones económicas.



Este  otro gráfico nos muestra las Partes Arábigas sobre la RS de 2018





Hay dos posiciones inquietantes :

El Parte del Suicidio sobre el Ascendente de RS

El Parte del Peligro, sobre el Sol, estaría indicando que el Presidente se encuentra en peligro.



martes, 22 de enero de 2019

El Segundo Concilio de Constantinopla.




















http://cristiania.net/LECTURAS/ARCADIO%20SIERRA/Los_Concilios_Ecumenicos/Concilio6.pdf



Astrología científica simplificada. De Max Heindel









Hay un lado de la Luna que nosotros no vemos nunca, pero no por ello deja de ser esa media parte oculta un factor tan potente en la causa de las mareas, como la media parte visible a nuestros ojos. Asimismo, hay una parte invisible en el hombre la cual ejerce una influencia poderosa en la vida, y al igual que las mareas están medidas por el movimiento del Sol y el de la Luna, así también las eventualidades de la existencia están medidas por las estrellas que pueden ser por lo tanto llamadas el "Reloj del Destino" y el conocimiento de su naturaleza constituye una fuerza inmensa, pues para el astrólogo competente el horóscopo revela todos y cada uno de los secretos de la vida.
Así, pues, cuando ha dado una persona a un astrólogo la fecha de su nacimiento, le ha entregado con ella la llave de toda su alma, pues no hay secreto alguno que este no pueda conocer. Este conocimiento puede ser empleado para el mal tanto como para el bien, tanto para herir como para sanar, de acuerdo con la naturaleza de tal persona. Solamente a un amigo probado debe serle confiada esta llave de nuestra propia alma y, por lo tanto, no debe entregarse NUNCA a ninguno de esos que son lo suficientemente desgraciados para prostituir esta divina y espiritual ciencia por una ganancia materia Para el médico, la Astrología es inapreciable para el diagnóstico de las enfermedades y como consecuencia para poder prescribir el remedio acertado, toda vez que este estudio profundo reveía la causa oculta de todas las afecciones. Esta fase de la ciencia se ha desarrollado en nuestra obra "El Mensaje de las Estrellas," la cual contiene numerosos horóscopos para demostrar como aparecen las señales de las enfermedades en el escrito estelar. El autor puede diagnosticar sin equivocación ninguna, por este método, las enfermedades de todos los pacientes del mundo y el amor iluminará el camino de los demás que también quieren seguir su camino en los pasos de Cristo como curadores del enfermo.
Si el lector es un padre de familia, el horóscopo de sus hijos le servirá de gran ayuda para determinar el mal latente en la naturaleza de los niños y para enseñarle el medio de aplicar la prudente medida de prevención. Igualmente le indicará sus buenos puntos también y de este modo podrá conseguir hacer un alma mejor del ser confiado a su custodia. Este estudio revelará las debilidades del sistema orgánico, lo cual le permitirá preservar la salud de sus hijos. Asimismo verá las virtudes y talentos que tienen y el modo en que la vida puede ser vivida con un máximo de utilidad. Así, pues, el mensaje de las órbitas astrales en su danza circular es sumamente importante y puesto que hemos dicho antes el peligro que envuelve el dar la fecha de nuestro nacimiento a otro queda un solo recurso: El que por sí mismo estudie la Astrología.
Este libro y el simple método que contiene para levantar un horóscopo de manera completa y científica se publica con la idea de capacitar a cualquiera que sepa solo sumar y restar para efectuar este trabajo por sí mismo, en lugar de tener que depender de otros. De este modo obtendrá un conocimiento más profundo de las causas que gobiernan la vida que el que le pueda dar cualquier astrólogo profesional, que es un extraño para la persona a quien estudia.
EL AUTOR.



http://www.christianrosenkreuz.org/astrologiacientificasimplificada.pdf

 

La ascensión de los planetas.
















Ascensión




Ascensión

Bajo este título se agruparán los signos de Ascensión Larga, los signos de
Ascensión Corta, los de Ascensión Recta y los de Ascensión Oblicua.
Son signos de Ascensión Larga: Cáncer, Leo, Virgo, Escorpión, Libra y
Sagitario.

Son signos de Ascensión Corta: Capricornio, Acuario, Piscis, Aries, Tauro
y Géminis.
Se los llama así porque los signos de Ascensión Larga salen con lentitud en
latitudes nórdicas, empleando mucho más tiempo de las dos horas requeridas si
todos los doce signos se elevasen a una velocidad uniforme durante las veinticuatro
horas. Leo emplea unas dos horas y cuarenta y cinco minutos en los 40 grados
de latitud Norte, situación de Nueva York, y Piscis y Aries, dos signos de Ascensión
Corta, emplean solamente una hora y diez minutos. La razón se basa en la
oblicuidad de la Eclíptica, véase pág. 36. El efecto es que muchas más personas
en el Hemisferio Boreal nacen bajo signos de Ascensión Larga.
En el Hemisferio Austral, los signos anotados como de Ascensión Corta en
la clasificación anterior, son signos de Ascensión Larga y la mayoría nacen bajo
sus auspicios, mientras que los signos nórdicos de Ascensión Larga se elevan con
rapidez en el Sur y relativamente pocos individuos nacen bajo ellos. Es así que
individuos de hemisferios opuestos son también antagónicos u opuestos en sus
naturalezas internas, mostrando características bien diferentes.
La Ascensión Recta y la Ascensión Oblicua no se usan en el sistema de
Astrología general actualmente en boga, más que en el cálculo de las casas con el
cual no se relacionan los estudiantes por regla general. La longitud se mide sobre
la eclíptica o paso del Sol desde el primer punto de Aries, pero la Ascensión Recta
se mide por el equinoccio o ecuador celeste.
Aspectos:

La distancia que separa a los planetas y que determina su influencia para el
bien o el mal.

La cuadratura es de 90 grados y la oposición de 180 grados. Esos son llamados
malos aspectos.
El sextil es de 60 grados y el trino de 120 grados. Estos son los llamados
buenos aspectos.

La conjunción ocurre al estar dos planetas en el mismo grado del Zodíaco,
y el paralelo es la situación de dos planetas en el mismo grado de declinación sin
prestar atención a si ambos están al Norte o al Sur del Ecuador, o si uno presenta
declinación Norte y otro declinación Sur.

Estos aspectos son variables. Si ocurren entre planetas benéficos (el Sol,
Venus y Júpiter) son buenos, y si los planetas de naturaleza variable (la Luna y
Mercurio) presentan aspectos en conjunción o paralelo con los benéficos, son
también buenos; pero si el Sol, la Luna, Mercurio, Venus o Júpiter están en conjunción
o paralelo con uno de los maléficos (Marte, Saturno, Urano y Neptuno),
son malos aspectos; la conjunción de dos maléficos empeora el mal aspecto, pero
el paralelo de dos maléficos es altamente poderoso en su influencia perniciosa.
Viceversa, como es natural, el paralelo entre dos benéficos es extraordinariamente
afortunado.

***

del libro "Astrología Científica Simplificada", de Max Heindel

Defensa e ilustración de la Astrología. De André Barbault.

















https://app.box.com/s/u7vb0qjq2f4jsb2g7sjckhmo33e3umzg



Astrología y magia en escena: Calderón, Métel d’Ouville, Thomas Corneille y Donneau de Visé. Folke Gernert.

        En 1586 Sixto V prohibía el ejercicio de la astrología judiciaria y de otras formas de adivinación. En 1631, Urbano VIII repite la c...