jueves, 5 de marzo de 2020

Las traducciones al latín del siglo XII.

 








Las traducciones al latín del siglo XII fueron impulsadas por una importante búsqueda por parte de académicos europeos de nuevos aprendizajes no disponibles en Europa occidental en ese momento ; Su búsqueda los llevó a zonas del sur de Europa, particularmente en el centro de España y Sicilia , que recientemente habían estado bajo el dominio cristiano tras su reconquista a finales del siglo XI. Estas áreas habían estado bajo un dominio musulmán durante un tiempo considerable y todavía tenían poblaciones importantes de habla árabe para apoyar su búsqueda. La combinación de conocimiento musulmán acumulado, un número sustancial de eruditos de habla árabe y los nuevos gobernantes cristianos hicieron que estas áreas fueran intelectualmente atractivas, así como cultural y políticamente accesibles para los eruditos latinos . [2] Una historia típica es la de Gerard de Cremona (c. 1114–87), de quien se dice que se dirigió a Toledo, mucho después de su reconquista por los cristianos en 1085, porque él [3]
llegó al conocimiento de cada parte de [filosofía] según el estudio de los latinos, sin embargo, debido a su amor por el Almagesto , que no encontró en absoluto entre los latinos, se dirigió a Toledo , donde vio un Abundante de libros en árabe sobre cada tema, y ​​compadeciéndose de la pobreza que había experimentado entre los latinos con respecto a estos temas, debido a su deseo de traducir, aprendió a fondo el idioma árabe ...
Mientras los musulmanes estaban ocupados traduciendo y agregando sus propias ideas a las filosofías griegas, el oeste latino había sospechado de las ideas paganas. San Jerónimo , por ejemplo, era hostil a Aristóteles , y San Agustín tenía poco interés en explorar la filosofía, solo aplicando la lógica a la teología. [4] Durante siglos, las ideas griegas en Europa occidental fueron prácticamente inexistentes. Solo unos pocos monasterios tenían obras griegas, y aún menos de ellos copiaron estas obras. [5]
Hubo un breve período de avivamiento, cuando el monje anglosajón Alcuin y otros reintrodujeron algunas ideas griegas durante el Renacimiento carolingio . [6] Sin embargo, después de la muerte de Carlomagno , la vida intelectual volvió a decaer. [7] Excepto algunas personas que promocionan a Boecio , como Gerberto de Aurillac , el pensamiento filosófico se desarrolló poco en Europa durante aproximadamente dos siglos. [7] Sin embargo, en el siglo XII, el pensamiento escolástico comenzaba a desarrollarse, lo que llevó al surgimiento de universidades en toda Europa. [8] Estas universidades reunieron lo poco pensamiento griego que se había conservado a lo largo de los siglos, incluidos los comentarios de Boecio sobre Aristóteles. También sirvieron como lugares de discusión para nuevas ideas provenientes de nuevas traducciones del árabe en toda Europa. [8]
Para el siglo XII, el miedo europeo al Islam como amenaza militar había disminuido un poco. Toledo , en España, había caído de manos árabes en 1085, Sicilia en 1091 y Jerusalén en 1099. [9] [10] Estas tierras fronterizas lingüísticas demostraron ser un terreno fértil para los traductores. Estas áreas habían sido conquistadas por pueblos árabes, griegos y latinos durante siglos y contenían habilidades lingüísticas de todas estas culturas. La población pequeña y poco escolar de los Reinos Cruzados contribuyó muy poco a los esfuerzos de traducción, hasta que la Cuarta Cruzada tomó la mayor parte del Imperio Bizantino. Sicilia, todavía en gran parte de habla griega, fue más productiva; había visto gobernar bajo bizantinos, árabes e italianos, y muchos hablaban griego, árabe y latín. Sin embargo, los sicilianos fueron menos influenciados por los árabes y, en cambio, son más conocidos por sus traducciones directamente del griego al latín. [10] España, por otro lado, era un lugar ideal para la traducción del árabe al latín debido a una combinación de ricas culturas latinas y árabes que convivían. [10]
A diferencia del interés en la literatura y la historia de la antigüedad clásica durante el Renacimiento , los traductores del siglo XII buscaron nuevos textos científicos , filosóficos y, en menor medida, religiosos. La última preocupación se reflejó en un renovado interés en las traducciones de los Padres de la Iglesia griega al latín , una preocupación por traducir las enseñanzas judías del hebreo y un interés en el Corán y otros textos religiosos islámicos . [11] Además, parte de la literatura árabe también se tradujo al latín. [12]

Traductores en Italia

 



Justo antes del estallido de traducciones en el siglo XII, Constantino el africano , un cristiano de Cartago que estudió medicina en Egipto y finalmente se convirtió en monje en el monasterio de Monte Cassino en Italia, tradujo trabajos médicos del árabe. Las numerosas traducciones de Constantino incluyeron la enciclopedia médica de Ali ibn Abbas al-Majusi El libro completo del arte médico (como Liber pantegni ), [13] la medicina antigua de Hipócrates y Galeno adaptada por médicos árabes , [14] y el anuncio de Isagoge Tegni Galeni [15] por Hunayn ibn Ishaq (Johannitius) y su sobrino Hubaysh ibn al-Hasan. [16] Otros trabajos médicos que tradujo incluyen el liber febribus de Isaac israelí ben Solomon , el liber de dietis universalibus et particularibus y el liber de urinis ; El trabajo psicológico de Ishaq ibn Imran al-Maqala fi al-Malikhukiya como De melancolia ; e De Gradibus , Viaticum, Liber de stomacho, De elephantiasi, De coitu y De oblivione de Ibn Al-Jazzar . [15]
Sicilia había sido parte del Imperio Bizantino hasta 878, estuvo bajo control musulmán desde 878-1060, y estuvo bajo control normando entre 1060 y 1090. Como consecuencia, el Reino Norman de Sicilia mantuvo una burocracia trilingüe, lo que lo convirtió en un lugar ideal para Traducciones Sicilia también mantuvo relaciones con el este griego , lo que permitió el intercambio de ideas y manuscritos. [17]
 

Tacuinum sanitatis de Ibn Butlan , Renania , segunda mitad del siglo XV.
 
Henry Aristippus trajo a Sicilia una copia del Almagesto de Ptolomeo , como un regalo del Emperador al Rey Guillermo I. Aristipo, él mismo, tradujo Meno y Phaedo de Platón al latín, pero fue dejado a un estudiante anónimo en Salerno para viajar a Sicilia y traducir el Almagesto , así como varias obras de Euclides , del griego al latín. [18] Aunque los sicilianos generalmente traducían directamente del griego, cuando los textos griegos no estaban disponibles, traducían del árabe. El almirante Eugenio de Sicilia tradujo la óptica de Ptolomeo al latín, basándose en su conocimiento de los tres idiomas en la tarea. [19] Las traducciones de Accursius of Pistoja incluyeron los trabajos de Galen y Hunayn ibn Ishaq . [20] Gerard de Sabloneta tradujo el Canon de medicina de Avicena y el Almansor de al-Razi . Fibonacci presentó el primer relato europeo completo del sistema de numeración hindú-árabe de fuentes árabes en su Liber Abaci (1202). [13] El Aphorismi de Masawaiyh (Mesue) fue traducido por un traductor anónimo a finales del siglo XI o principios del siglo XII en Italia. [21]
James de Venecia , que probablemente pasó algunos años en Constantinopla, tradujo el análisis posterior de Aristóteles del griego al latín a mediados del siglo XII, [22] haciendo que el corpus lógico aristotélico completo, el Organon , estuviera disponible en latín por primera vez.
En Padua del siglo XIII, Bonacosa tradujo el trabajo médico de Averroes Kitab al-Kulliyyat como Colliget , [23] y Juan de Capua tradujo el Kitab al-Taysir de Ibn Zuhr (Avenzoar) como Theisir . En el siglo XIII, Sicilia , Faraj ben Salem tradujo a Rhazes ' al-Hawi como Continentes , así como a Tacuinum sanitatis de Ibn Butlan . También en la Italia del siglo XIII, Simón de Génova y Abraham Tortuensis tradujeron Al-Tasrif de Abulcasis como Liber servitoris , Congregatio sive liber de oculis de Alcoati y Liber de simplicibus medicinis por una pseudo-Serapion [24]
 

Traductores en la frontera española

 



Ya a fines del siglo X, los académicos europeos viajaron a España para estudiar. El más notable de ellos fue Gerbert de Aurillac (más tarde Papa Sylvester II) que estudió matemáticas en la región de la Marcha española alrededor de Barcelona . Sin embargo, las traducciones no comenzaron en España hasta después de 1085, cuando Toledo fue reconquistada por los cristianos. [25] Los primeros traductores en España se centraron en gran medida en trabajos científicos , especialmente matemáticas y astronomía , con una segunda área de interés que incluye el Corán y otros textos islámicos . [26] Las colecciones en español incluyeron muchas obras académicas escritas en árabe, por lo que los traductores trabajaron casi exclusivamente del árabe, en lugar de textos griegos, a menudo en cooperación con un hablante local de árabe. [27]
Uno de los proyectos de traducción más importantes fue patrocinado por Peter el Venerable , el abad de Cluny . En 1142, llamó a Robert de Ketton y Herman de Carintia , a Peter de Poitiers , y a un musulmán conocido solo como "Mahoma" para producir la primera traducción latina del Corán (el pseudoprofito Lex Mahumet ). [28]
Se produjeron traducciones en toda España y Provenza . Platón de Tivoli trabajó en Cataluña , Herman de Carintia en el norte de España y en los Pirineos en Languedoc , Hugo de Santalla en Aragón , Robert de Ketton en Navarra y Robert de Chester en Segovia . [29] El centro de traducción más importante fue la gran biblioteca de la catedral de Toledo .
Las traducciones de Platón de Tivoli al latín incluyen el trabajo astronómico y trigonométrico de al-Battani De motu stellarum , el embadorum Liber de Abraham bar Hiyya , la Esférica de Teodosio de Bitinia y la Medición de un círculo de Arquímedes . Las traducciones de Robert de Chester al latín incluyeron Álgebra de al-Khwarizmi y tablas astronómicas (que también contienen tablas trigonométricas). [30] Las traducciones de Abraham de Tortosa incluyen De Simplicibus ( Serapion Junior ) de Ibn Sarabi y Al-Tasrif de Abulcasis como Liber Servitoris . [20] En 1126, el Gran Sindhind de Muhammad al-Fazari (basado en las obras en sánscrito de Surya Siddhanta y Brahmasuputasiddhanta de Brahmagupta ) se tradujo al latín. [31]
Además de la literatura filosófica y científica, el escritor judío Petrus Alphonsi tradujo una colección de 33 cuentos de la literatura árabe al latín . Algunos de los cuentos que sacó eran de las noches de Panchatantra y Arabian , como el ciclo de la historia de " Simbad el marinero ". [12]
 

La Escuela de Traductores de Toledo

 


Rey Alfonso X (el sabio)
 
Toledo, con una gran población de cristianos de habla árabe ( mozárabes ) había sido un importante centro de aprendizaje desde principios del siglo X, cuando los académicos europeos viajaron a España para estudiar materias que no estaban disponibles en el resto de Europa. Entre los primeros traductores de Toledo había un Avendauth (que algunos se identificaron con Abraham ibn Daud ), quien tradujo la enciclopedia de Avicena , el Kitāb al-Shifa ( El libro de la curación ), en cooperación con Domingo Gundisalvo , Archidiácono de Cuéllar. [32] Los esfuerzos de traducción en Toledo a menudo se enfatizan demasiado en una "escuela de traducción", sin embargo, la representación de la actividad de traducción de Toledo crea una falsa sensación de que surgió una escuela formal alrededor del Arzobispo Raymond. Solo una traducción, de Juan de Sevilla , puede dedicarse definitivamente al arzobispo. Es más exacto considerar a Toledo como un entorno geográficamente bilingüe donde los intereses locales eran favorables a los esfuerzos de traducción, por lo que es un lugar práctico y atractivo para que trabajen los traductores. Como resultado, muchos traductores se volvieron activos en el área y Toledo se convirtió en el foco de la actividad de traducción. [33]
Sin embargo, los esfuerzos de traducción no se organizaron adecuadamente hasta que Toledo fue reconquistada por las fuerzas cristianas en 1085. Raymond de Toledo comenzó los primeros esfuerzos de traducción en la biblioteca de la Catedral de Toledo , donde dirigió un equipo de traductores que incluía a toledanos mozárabes, eruditos judíos, Madrasah maestros y monjes de la Orden de Cluny . Trabajaron en la traducción de muchas obras del árabe al castellano, del castellano al latín o directamente del árabe al latín o al griego, y también pusieron a disposición textos importantes de filósofos árabes y hebreos que el arzobispo consideró importantes para comprender a Aristóteles . [34] Como resultado de sus actividades, la catedral se convirtió en un centro de traducción conocido como la Escuela de Traductores de Toledo , que tenía una escala e importancia que no coincidían en la historia de la cultura occidental. [35]
 

Recueil des traités de médecine de Al-Razi traducido por Gerard de Cremona , segunda mitad del siglo XIII.
 

Representación del médico persa Al-Razi , en "Recueil des traités de medecine" de Gerard de Cremona, 1250-1260.
 
El traductor de Toledo más productivo en ese momento fue Gerard de Cremona , [36] quien tradujo 87 libros, [37] incluyendo el Almagesto de Ptolomeo , muchas de las obras de Aristóteles , incluyendo su Análisis posterior , Física , En los cielos y el mundo , sobre generación y corrupción y meteorología , sobre álgebra y almucabala de al-Khwarizmi , sobre la medición del círculo de Arquímedes , elementos de geometría de Euclides , Aristóteles , Elementa astronomica de Jabir ibn Aflah , [30] Al-Kindi 's On Optics , al-Farghani ' s On Elements of Astronomy on the Celestial Moctions , al-Farabi 's On the Classification of the Sciences , los trabajos químicos y médicos de al-Razi (Rhazes), [13] las obras de Thabit ibn Qurra y Hunayn ibn Ishaq , [38] y las obras de al-Zarkali , Jabir ibn Aflah , Banu Musa , Abu Kamil , Abu al-Qasim al-Zahrawi e Ibn al-Haytham (pero sin incluir el Libro de Óptica , porque el catálogo de las obras de Gerard de Cremona no incluye ese título; sin embargo La compilación de Risner de Opticae Thesaurus Septem Libri también incluye un trabajo de Witelo y también de Crepusculis , que Risner atribuyó incorrectamente a Alhacen, y que fue traducido por Gerard de Cremona). [39] Los trabajos médicos que tradujo incluyen el Expositio ad Tegni Galeni de Haly Abenrudian ; the Practica, Brevarium medicine de Yuhanna ibn Sarabiyun (Serapion); Alkindus ' De Gradibus ; Liber ad Almansorem de Rhazes , Liber divisionum, Introductio in medicinam, De egritudinibus iuncturarum, Antidotarium y Practica puerorum ; De israelis De elementis y De definitionibus de Isaac israelí ben Solomon ; [21] Al-Tasrif de Abulcasis como Chirurgia ; El Canon de medicina de Avicena como Liber Canonis ; y la Liber de medicamentis simplicus de Ibn Wafid ( Abenguefit ). [23] Al final del siglo XII y principios del siglo XIII, Marcos de Toledo tradujo el Corán (una vez más) y varias obras médicas . [40] También tradujo el trabajo médico de Hunayn ibn Ishaq , Liber isagogarum . [23]
Bajo el rey Alfonso X de Castilla , Toledo aumentó aún más en importancia como centro de traducción. Al insistir en que la producción traducida era "llanos de entender" ("fácil de entender") [41] , llegaron a un público mucho más amplio tanto en España como en otros países europeos, como muchos académicos de lugares como Italia, Alemania, Inglaterra o Los Países Bajos, que se habían mudado a Toledo para traducir textos médicos, religiosos, clásicos y filosóficos, devolvieron a sus países los conocimientos adquiridos. Otros fueron seleccionados y contratados con salarios muy altos por el propio Rey de muchos lugares de España, como Sevilla o Córdoba y lugares extranjeros como Gascuña o París.
Michael Scot (c. 1175-1232) [42] tradujo las obras de al-Betrugi (Alpetragius) en 1217, [13] Al-Bitruji 's On the Motion of the Heavens , y los comentarios influyentes de Averroes sobre los trabajos científicos de Aristóteles [43]
 

Traductores posteriores

 

David el judío (c. 1228-1245) tradujo las obras de al-Razi (Rhazes) al latín. Las traducciones de Arnaldus de Villa Nova (1235–1313) incluyen las obras de Galen y Avicena [44] (incluyendo su Maqala fi Ahkam al-adwiya al-qalbiya como De viribus cordis ), De medicinis simplicibus de Abu al-Salt ( Albuzali), [23] y De physicis ligaturis de Costa ben Luca . [21]
En el siglo XIII, Portugal, Giles de Santarém tradujo la medicina De secretis de Rhazes , Aphorismi Rasis y la medicina De secretis de Mesue . En Murcia , Rufin de Alejandría tradujo el Liber questionum medicinalium discentium en medicina de Hunayn ibn Ishaq (Hunen), y Dominicus Marrochinus tradujo la Epistola de cognitione infirmatum oculorum de Ali Ibn Isa (Jesu Haly). [23] En el siglo XIV, Lérida , John Jacobi tradujo el trabajo médico de Alcoati Liber de la figura del uyl al catalán y luego al latín. [24]
Willem van Moerbeke , conocido en el mundo de habla inglesa como Guillermo de Moerbeke (c. 1215-1286) fue un prolífico traductor medieval de textos filosóficos, médicos y científicos del griego al latín. A petición de Tomás de Aquino, por lo que se supone, el documento fuente no está claro, realizó una traducción completa de las obras de Aristóteles o, en algunas partes, una revisión de las traducciones existentes. Fue el primer traductor de Política (c. 1260) del griego al latín. El motivo de la solicitud fue que las numerosas copias de Aristóteles en latín que entonces circulaban se habían originado en España (véase Gerard de Cremona ). Se suponía que estas traducciones anteriores habían sido influenciadas por el racionalista Averroes , sospechoso de ser una fuente de errores filosóficos y teológicos encontrados en las traducciones anteriores de Aristóteles. Las traducciones de Moerbeke han tenido una larga historia; ya eran clásicos clásicos en el siglo XIV, cuando Henricus Hervodius señaló su valor perdurable: eran literales ( de verbo en verbo ), fieles al espíritu de Aristóteles y sin elegancia. Para varias de las traducciones de William, los textos griegos han desaparecido desde entonces: sin él, las obras se perderían. William también tradujo tratados matemáticos de Hero of Alexandria y Archimedes . Especialmente importante fue su traducción de los Elementos teológicos de Proclus (realizada en 1268), porque los Elementos teológicos son una de las fuentes fundamentales de las corrientes filosóficas neoplatónicas revividas del siglo XIII. La colección del Vaticano contiene la propia copia de William de la traducción que hizo del mejor matemático helenístico , Arquímedes , con comentarios de Eutocio , que se hizo en 1269 en la corte papal de Viterbo. William consultó dos de los mejores manuscritos griegos de Arquímedes, los cuales han desaparecido desde entonces.
 

Otros traductores europeos

 



Las traducciones al latín de Adelard de Bath ( fl. 1116–1142) incluyeron el trabajo astronómico y trigonométrico de al-Khwarizmi Tablas astronómicas y su trabajo aritmético Liber ysagogarum Alchorismi , la Introducción a la astrología de Abū Ma'shar , así como los Elementos de Euclides. . [45] Adelard se asoció con otros estudiosos en el oeste de Inglaterra, como Peter Alfonsi y Walcher of Malvern, quienes tradujeron y desarrollaron los conceptos astronómicos traídos de España. [46] El álgebra de Abu Kamil también se tradujo al latín durante este período, pero se desconoce el traductor de la obra. [30]
Las traducciones de Alfredo de Sareshel (c. 1200–1227) incluyen las obras de Nicolás de Damasco y Hunayn ibn Ishaq . Las traducciones de Antonius Frachentius Vicentinus incluyen las obras de Ibn Sina (Avicena). Las traducciones de Armenguad incluyen las obras de Avicena, Averroes , Hunayn ibn Ishaq y Maimónides . Berengario de Valentia tradujo las obras de Abu al-Qasim al-Zahrawi (Abulcasis). Drogon (Azagont) tradujo las obras de al-Kindi . Farragut (Faradj ben Salam) tradujo las obras de Hunayn ibn Ishaq, Ibn Zezla (Byngezla), Masawaiyh (Mesue) y al-Razi (Rhazes). Las traducciones de Andreas Alphagus Bellnensis incluyen las obras de Avicena, Averroes, Serapion , al-Qifti y Albe'thar. [47]
En Montpellier , en el siglo XIII, Profatius y Bernardus Honofredi tradujeron el Kitab alaghdiya de Ibn Zuhr (Avenzoar) como De regimine sanitatis ; y Armengaudus Blasius tradujo al-Urjuza fi al-tibb , una obra que combina los escritos médicos de Avicena y Averroes , como Cantica cum commento . [24]
Otros textos traducidos durante este período incluyen los trabajos alquímicos de Jābir ibn Hayyān (Geber), cuyos tratados se convirtieron en textos estándar para los alquimistas europeos. Estos incluyen el Kitab al-Kimya (titulado Libro de la composición de la alquimia en Europa), traducido por Robert de Chester (1144); el Kitab al-Sab'een traducido por Gerard de Cremona (antes de 1187), y el Libro del Reino , el Libro de las Balanzas y el Libro de Mercurio del Este traducido por Marcelin Berthelot . Otro trabajo traducido durante este período fue De Proprietatibus Elementorum , un trabajo árabe sobre geología escrito por un pseudo-Aristóteles . [13] De pseudo- Mesue 's De consolatione medicanarum simplicum, Antidotarium, Grabadin también fue traducido al latín por un traductor anónimo. [23]
 

Idiomas vernáculos

 



En el siglo XII en el sur de Francia e Italia, muchos textos científicos árabes fueron traducidos al hebreo. Francia e Italia tenían grandes comunidades judías donde había poco conocimiento del árabe, y requerían traducciones para proporcionar acceso a la ciencia árabe. La traducción de textos árabes al hebreo fue utilizada por traductores, como Profatius Judaeus , como un paso intermedio entre la traducción del árabe al latín. Esta práctica se usó más ampliamente entre los siglos XIII y XVI. [48]
 

Lista de traducciones

 



Esta lista es de traducciones después de c. 1100 de obras escritas originalmente en griego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DENIS LABOURÉ. Les Enseignements Qabalistiques de La Golden Dawn.

          El texto está en francés.     https://pdfcoffee.com/qdownload/denis-laboure-les-enseignements-qabalistique-de-la-golden-dawn-pdf-f...