miércoles, 6 de noviembre de 2019

Tengo 30 años y llevo millones de cartas hechas.













Uno a veces se encuentra con afirmaciones de ese tipo, y no puede menos que sonrojarse.

Y es que parece ser , no quisiera equivocarme, que un ego hinchado tendría mucho que ver con el tema.

Personalmente a los 30 años, inicié mis primeros pasos profesionales en el mundo de la Astrología, y lo dejé porque me sentía muy " verde " para asesorar a los demás, con todo mi mundo por resolver a mi alrededor.

Me parece muy lícito que uno tenga una vocación clara y quiera abrirse paso en el mundo, pero a mi modo de ver, mejor desde la humildad que desde la prepotencia.

Yo empecé a estudiar a los 22 años y tenía idealizado todo lo referente a este mundo, pero ya cayeron todos los ídolos y pedestales, y me encuentro con la cruda y dura, realidad desnuda.

Permitidme pues que sea un poco gruñón y exprese mis quejas y contrariedades, aunque solo sea por un ejercicio de higiene mental.

Y sobre todo de respeto por mi profesión, que es completamente vocacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Malleus maleficarum. El martillo de las brujas.

             El más famoso de todas los libros sobre brujería, Malleus Maleficarum (El martillo de los brujos) fue escrito en 1486 por dos m...